… … y tú, sabes lo que son las Flores de Bach?

Desde hace tiempo que conocía el termino “Flores de Bach”, pero poco me había preocupado de saber más sobre esta “terapia de flores”, sus bases y utilidad. Sin embargo, ello cambió al ver que varios cercanos estaban tomando cursos sobre el tema o bien estaban usando esta terapia para tratar déficit atencional, depresión y/o ansiedad. Mi interés creció aún más cuando al preguntar sobre el mecanismo de acción de esta terapia la respuesta que siempre recibí fue: “a una amiga(o)/conocida(o) le sirvió …”. Parece ser que aquella es la única respuesta (quizás la más razonable dentro de lo que leí).

El comienzo …

El inventor de este sistema o terapia, denominada Flores de Bach o Remedios Florales, es el medico inglés Dr. Edward Bach (1886–1936). Bach estaba convencido que la mayoría de las enfermedades humanas eran causadas por estados negativos de la mente y que éstas eran un indicativo de que la personalidad se encontraba en conflicto con el alma [1]. De acuerdo a Bach cada uno de los estados negativos, entre los que se encontraban: el miedo, la impaciencia, el temor, la ignorancia, etc, podían ser tratado con una flor en particular, por ejemplo, el miedo se trataría con un tipo de rosa denominada heliantemo (Helianthemum numularium) y la inseguridad con la flor conocida como cerato (Certostigma willmottiana). ¿Cómo es que Bach fue capaz de determinar el remedio para cada uno de esos trastornos? La respuesta a dicha pregunta no es clara, de su biografía se sabe que en ese tiempo, Bach se había alejado del método científico [2] y que utilizaba su intuición para determinar cuál flor era correcta para tratar cada estado. De esa forma determinó inicialmente 12 flores [3], las cuales luego se extendieron a un total de 38, para tratar cada uno de los males. Esta lista aún sigue siendo usada y es la base en el diseño “personalizado” (se puede utilizar más de una) de las soluciones florales actuales. En este link puedes indicar tu “trastorno” y aparecerá la flor necesaria para tratarlo http://www.bach-flowers.co.uk/bach_remedy_selector.asp, allí mismo puedes comprarla lista y pedir el envío a tu casa … muy sencillo (costoso también), ¿no?

Donde está el remedio?

Si analizamos los componentes de estas soluciones veremos que son simplemente una mezcla de flores de diversas especies (dependiendo del estado negativo que afecte al paciente) maceradas en agua y combinadas con una solución de agua y brandy, el cual es utilizado como preservante. Si preguntas cuál es el componente farmacológicamente activo, la respuesta es clara: NINGUNO. Las flores de Bach pueden parecer similares a los remedios homeopáticos (bastante similares si consideramos la falta de evidencias en ambas). Sin embargo ellos tienen varias diferencias, en particular en la preparación de la solución, la cual en este caso no requiere las diluciones sucesivas que son uno de los pilares de la homeopatía.

… y si no existe componente alguno, cómo es que esta solución de flores/brandy y agua actúa? Los defensores de esta terapia plantean que el modo de acción está en la “energía” que es transmitida desde las flores al paciente [4,5]. Pero como imaginarás, dicha energía no puede ser cuantificada y he allí la discusión sobre sus verdaderos efectos. El hecho de que en la mayoría de los países estos remedios florales son etiquetados como suplementos alimenticios y no como medicinas, permite eludir los requerimientos legales de demostrar su efectividad, sin embargo ello también impide que estas esencias se publiciten como tratamientos para depresión o déficit atencional (aunque la mayoría de las paginas web le asignan a ellas efectos positivos en el tratamiento del dolor, déficit atencional. depresión, entre otros [5])

Figura 1Impatiens glandulifera. Linneo llamó Impatiens al género porque dispara sus semillas. Bach consideró que eso la hacía apta para curar la impaciencia.

No me digas la conclusión, dime las evidencias. 

Las afirmaciones hechas por Bach son de gran impacto. Sin embargo, las evidencias científicas sobre los efectos terapéuticos de estas soluciones son bastante dbiles, incluso inexistentes. No cabe duda que existen varios aspectos teológicos y filosóficos que resultan interesantes en la terapia de Bach (los cuales se podrían discutir y/o debatir en extenso), sin embargo cuando nos centramos en su mezcla floral, las evidencias de su efectividad son directamente cuestionables. Estas preguntas han llevado a los científicos a realizar una serie de estudios con el fin de determinar la efectividad de estas soluciones. Estos procedimientos, esenciales en el estudio de cualquier medicamento, terapia y/o tratamiento, se denominan Pruebas Clínicas. Veamos de que se tratan.
Pruebas Clínicas.

Para quienes no somos expertos estos procedimientos pueden parecer verdaderas cajas negras, en particular cuando lo único que recibimos desde la prensa son conclusiones vagas de dichos estudios, sin indicar la calidad de estos. No es sorprenderte ver en el periódico algo de este estilo: Un nuevo “estudio científico” demostró que comer ajo (cilantro, toronjil, etc) ayuda a vivir más (en el mismo espíritu, muchos más ejemplos encontraras aquí http://tododacancer.com/). Es por ello que me detendré un poco en los aspectos requeridos para que un estudio clínico resulte de calidad y no sea sólo una experiencia personal o un caso particular (lo cual es muy utilizado para “evidenciar” la efectividad de la terapia floral, homeopatía, y otras practicas). Un aspecto esencial es que las pruebas clínicas deben tener una elección aleatoria de los individuos, ello evita cierto sesgo y permite que los diferentes grupos de tratamiento sean estadísticamente equivalentes. Así también, el uso de un grupo control, por ejemplo un grupo que recibe una sustancia placebo (te recomiendo ver la entrada anterior sobre efecto placebo) y el uso de pruebas aleatorias o de  doble-ciego (donde, además del paciente, el investigador no sabe a qué grupo pertenece cada individuo) también ayuda a evitar ciertos sesgos.

Teniendo en cuenta dichos aspecto, veamos las evidencias científicas hasta ahora existentes sobre las Flores de Bach. En  el 2010 se publicó un articulo científico en el que se buscaron y analizaron todos los estudios clínicos disponibles hasta entonces sobre la efectividad de las flores de Bach [6]. Utilizando una serie de criterios de selección, los estudios seleccionados se limitaron a aquellos que consistían en pruebas clínicas aleatorias de ciego-único o -doble, y donde existía un grupo control-placebo. Ello dio lugar a 6 estudios.  Uno de esos estudios fue realizado en niños con déficit atencional. En dicha investigación un grupo de niños recibió la formula Rescue Remedy ( la cual combina 5 esencias florales), en dosis de 4 gotas 4 veces al día por tres meses, mientras que el otro recibió (con igual frecuencia) una sustancia placebo, [7]. La profesora, quien no sabía quién estaba recibiendo el tratamiento y quién la sustancia placebo, estuvo a cargo de evaluar el desempeño de los niños a través de una serie de test. Los resultados no mostraron diferencias significativas entre ambos grupos.
Otro estudio se realizó con 62 estudiantes sometidos a estrés. Los estudiantes fueron divididos en tres grupos. Grupo A recibió 4 gotas de  la formula Rescue Remedy disuelta en agua, Grupo B recibió agua pura, pero se les dijo que contenía gotas de la formula y el grupo C recibió agua pura y se les indico que era agua pura. Los resultados indicaron que los niveles de estrés disminuyeron en todos los grupos en forma similar. [8].

En conclusión, los 6 estudios presentados en dicho articulo mostraron que no habían diferencia significativas entre los individuos tratados con flores de Bach y aquellos que recibieron una sustancia placebo. En una columna anterior discutimos la efectividad de las sustancias placebo como herramientas complementaria en el tratamiento de muchas enfermedades. El sólo hecho de ser parte de una terapia, realizar ciertos cambios en el estilo de vida y conversar con alguien puede ayudar a generar mejorías. Sin embargo ello es muy distinto a decir que cierta sustancia tiene efectos en curar enfermedades, hacer negocios en base a ello, y promocionar algo con dudosos argumentos “intuitivos” y con nulas evidencias. Han pasado más de 80 años desde que se estableció esta terapia, la ciencia ha avanzado a pasos enormes en muchas áreas y así también el uso de esta terapia (con CDs, libros, mezclas personalizadas, entre otros), ¿no será tiempo de replantearse algunas cosas?

[1] Bach E. Los remedios florales. Escritos y Conferencias. Dr. Edward Bach. (1932/1993).

[2] http://www.bachcentre.com/centre/drbach.htm

[3] http://www.bachcentre.com/centre/download/Twelve_Healers_1941.pdf

[4] http://www.floresdebach.info/como-funcionan-flores-de-bach.htm.

[5] Long L, Huntley A, Ernst E. Which complementary and alternative therapies benefit which conditions? A survey of the opinions of 223 professional organisations. Complementar Ther Med. 2001;9(3):178–85.

[6] Ernst E. “Bach flower remedies: a systematic review of randomised clinical trials”. Swiss Medical Weekly (2010) 140, w13079.

[7] Pintov S, Hochman M, Livne A, Heyman E, Lahat E. Bach flower remedies used for attention deficit hyperactivity disorder in children -a prospective double blind controlled study. Eur J Paediatr Neurol. (2005) 9, 385.

[8] Halberstein R, DeSantis L, Sirkin A, Padron-Fajardo V, Ojeda-Vaz M. Healing with Bach® flower essences: testing a complementary therapy. Complement Health Pract Rev. (2007) 12, 3–14.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s